El principio de Peter

Resulta enormemente complicado realizar cualquier actividad humana sin toparse de lleno con algún mediocre (o varios, que la cosa no va con escasez). En el caso del desarrollo de negocios y empresarial, encontrarse con ellos es la norma, que no la excepción.

Lo que resulta sorprendente es que muchas veces se encuentran en niveles de mando (intermedio o superior) en un ratio que sobrepasa a la media con creces. Esto hace que nos preguntemos muchas veces si es necesario la condición de mediocre para acceder a niveles superiores de poder dentro de las empresas. No quiere esto decir que sólo los mediocres suban, pero si que lo hacen en un porcentaje mucho mayor que lo que cabría esperar.

Siempre que toco este tema no puedo evitar pensar en el “Principio de Peter”, a saber,  “En una jerarquía, todo empleado tiende a ascender hasta su nivel de incompetencia: la nata sube hasta cortarse”, Laurence J. Peter

No es que con esto esté justificada la ascensión de la mediocridad, pero es una manera de explicarlo. La siguiente pregunta es ¿por qué a los mediterráneos nos da la sensación de que en nuestro entorno esto se produce más a menudo?.A lo mejor es que los mediocres nos pillan discutiendo sobre estos temas y aprovechan entonces para medrar.

Sin embargo la mediocridad tiene su lado bueno (como todo): ¡permite reconocer mucho más rapidamente al talento!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s