¿Te gusta bailar?

Seguro que, como directivo, gerente o responsable de departamento que eres, dentro del ámbito del trabajo,  esta pregunta te resulta incómoda. Repito ¿te gusta bailar?

Cuando pregunto esto a directivos, en medio de algunos cursos o dinámicas de grupo,  siempre me contestan “Yo no bailo” ¡No te he preguntado eso! Pero claro, en un meeting donde al final hay gin-tonics y whiskys de por medio, los únicos que salen a bailar son lo/lass “jóvenes”, los/las de logística, los/las asistentes, los/las de facturación, en fin… y, por supuesto los/ güiris de la compañía. El resto mira desde la barra con cara de ¡pues, vaya!

Y ¿por qué no bailamos? Porque nos han hecho creer que eso no lo hace un directivo (y por miedo al ridículo ¡que no nos relajamos ni de team-building!). Algunos de estos directivos no dudan en vestirse con los uniformes deportivos más diversos (ciclistas, golfistas, futbolistas… no entro a valorar la imagen que dan vestidos de esta manera) y sin ningún rubor, pero ¿adónde quiero ir a parar?

Somos lo que creemos que somos o lo que nos han hecho creer que somos. Y si eso incluye no bailar, pues… no bailamos (aunque nos guste) Este mismo mecanismo se pone de manifiesto en otras facetas: creemos que no podemos estar en marketing, porque siempre hemos estado en operaciones (aunque tengamos ideas magníficas y seamos muy creativos, por ejemplo), creemos que tenemos que seguir en ese trabajo (aunque no nos guste, nos aburra, no nos reconozcan nuestros esfuerzos y no nos brinden oportunidades para crecer – profesionalmente hablando) porque es lo que tenemos que hacer (o es lo que hay, que es peor), creemos que no podemos cambiar porque… Nos limitamos continuamente, por miedo al ridículo, por miedo al fracaso, por miedo al cambio. Y esto nos hace perder enormes oportunidades.

Seguro que si mañana el pensamiento imperante fuera que todos los directivos tienen que bailar, en lugar de jugar al golf, se implantaban las clases de rumba, bolero, salsa, mambo o rock obligatorias para directivos, hasta en las mejores escuelas de negocios (deberían hacerlo ya y se sorprenderían de los resultados, lanzo el guante para que alguna escuela lo recoja).

Así que en el próximo evento, cuando alguien te pregunte si te gusta bailar, mírale directamente a los ojos y di un SI rotundo, ¡lanzándote a la pista como en tus mejores tiempos! (o como el fin de semana pasado) Puede que ese sea el pequeño paso que tienes que dar para desactivar algunos de tus miedos y saques a relucir todo el talento, la creatividad, la imaginación y el humor que llevas dentro. Tus empleados, tus clientes, tus proveedores y hasta tu familia (pero, sobre todo tú mismo) te lo agradecerán.

One thought on “¿Te gusta bailar?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s