Mi carta a los Reyes Magos (majos, que dirían en mi tierra)

reyes-magos

Hace mucho que no escribo una carta a los Reyes. Las últimas en realidad las escríbí al dictado de mi hija Laura cuando, con lengua de trapo, me dictaba lo que quería que le trajeran. Por eso puede que está carta se muestre falta de práctica.

Empezaré como es debido:  “Queridos Reyes Magos… no sé si he sido buena este año. Me ha faltado paciencia con los inútiles, los abusones y los devergonzados. Y he sido un poco brusca con los explotadores, los enterados, los que lo saben todo y los vagos, sobre todo con los vagos.falsaria1434210768inutiles

También he visto afectada mi autopercepción de una tía que se adaptaba a todo. Es mentira: me cuesta adaptarme a un entorno de gente que lo que quiere es hacer las cosas por cumplir y, de esta manera, estafarnos a todos. Me cuesta adaptarme a los que se autoproclaman tolerantes, pero van todo el santo día diciéndole a los demás lo que tiene que hacer, decir, pensar… y me cuesta, sobre todo adaptarme al anafalbetismo estructural cuyo hijo es la mediocridad más absoluta que nos invade. Tal vez por ello os escribo esta carta.

einstein

Para 2016 me pido unos políticos a la altura de las circunstancias, que nos se pasen dos meses navajeando, sin otra mira que no sea alcanzar el poder por el poder,  sin ninguna intención de servicio, ni de trabajo por España.

Te pido una reforma estructural profunda a partir de la aplicación de la Constitución para que España se convierta en el país que merece ser y que no nos estamos mericendo los españoles. Te pido una REFORMA EDUCATIVA, así con mayúsculas, que no se detenga en memeces y eduque de verdad adultos responsables y formados, con espíritu crítico y libres.

ForgesEmbrutecidoMediatico

Te pido eliminar de verdad a todos los que nos están robando, ocupando puestos sin contenido. Que se eliminen todos los asesores y observatorios de TODAS las comunidades autónomas. Porque ya está bien de que aquí el que no sirve pa’ ná, pues pa’ político. Y esto es aplicable a todos los politicuchos que ya están haciendo cuentas para ver quien se queda con el poder y le reparten un cargo, en todas las formación políticas con opción.

blanco-duran-grinan-mato

Te pido que nuestro modelo sean las democracias de Europa del Norte, sabiendo que somos mediterráneos y, por tanto, necesitaremos vigilancia para no caer en la corrupción. Ojo que digo vigilancia, pero no tutela.

Te pido una reforma laboral que de verdad haga crecer el empleo para no tener que crear clientelismos con subsidios y ayudas varias. Si la gente trabaja no le hace falta que el estado le esté dando limosnas. Pero con sueldos dignos y con responsabilidad tanto por parte de los empresarios (que se reforme lo que haya que reformar, para que lo que cuesta un trabajador no sea excusa para un sueldo miserable) como por parte de los trabajadores (que no se acepten condiciones miserables para luego estar todo el día quejándose y amargándole la vida a todo hijo de vecino).

Fracaso

TRABAJO DIGNO significa hacer aquello que sabemos hacer, recibiendo un sueldo acorde con nuestra preparación y esmero y aplicando la excelencia y la satisfacción de lo bien hecho. Cualquier otra cosa es sucedáneo de lo que digo. Así el dinero que todos aportemos podrá servir para ayudar a quienes de verdad lo necesiten.

Te pido que uséis vuestros poderes y nos despertemos en 2016 con valores como la responsabilidad, el esfuerzo y el respeto los unos por los otros y orgullosos de ser españoles. Orgullosos de nuestra historia, con sus momentos oscuros y sus momentos brillantes, y no acomplejados por ser de izquierdas y no poder decir España, o por ser de derechas y que te llamen facha. Que dejen de utilizar el enfrentamiento los unos y los otros (sobre todo sabiendo que lo hacen para conseguir el poder con el grito de “a por ellos”).

politicos-2

Que empecemos a leer todos los periódicos y a ver todas las teles y a comparar lo que dicen, para que no nos conviertan en ciudadanos de pensamiento único: el fanatismo y el proselitismo siempre ha llevado a la guerra y a la pérdida.

frase-cuanto-mayor-es-la-ignorancia-mayor-es-el-dogmatismo-william-osler-202278

Que nos demos cuenta que somos ciudadanos con derechos y también con obligaciones. Y que esto se aplique a todos, pues hay algunos que se creen ciudadanos de primera (unos por sus ideas y otros por su posición económica) que creen que los demás son de segunda. A derecha y a izquierda.

1380728051_672021_1380728388_sumario_normal

Y, sobre todo, que dejemos de hacerle el juego a los que nos quieren convertir en un parque temático sin poder aprovechar nuestros buenos ingenieros, técnicos, artistas, filósofos o programadores. Más inversión tecnológica y menos hostales turísticos a 5 euros la noche o “gandiashores” y botelloneros del todo incluido. No sé si me traeréis lo que pido, pero queda dicho”.

gandia-shore-jacuzzi

Totalitarismo y democracia

totalitarismo

El totalitarismo no ha muerto. Es un estado mental en el que se hayan inmerso cientos de miles de personas. Cada vez que un político, dirigente, escritor, periodista u otro, se empeña en promover el pensamiento único, en que no pensemos, en que no se escuchen voces discrepantes, estamos en frente al totalitarismo. Y esto pasa hoy en América, Europa, Asia, África y Oceanía. Sin excepción. Por eso nadie habla sobre la educación, porque la verdadera educación nos hace críticos y libres. Libres para elegir. Y eso, amigos…. les da mucho miedo a los totalitarios.

Por eso hoy muchos prefieren votar en blanco, o a un partido casi sin opciones, que votar a aquellos que solo quieren el poder para adoctrinarnos, argumentando que estamos desinformados por los mass-media, que ellos mismos apoyan y dirigen (en muchos casos).

frase-si-no-creemos-en-la-libertad-de-expresion-para-la-gente-que-despreciamos-no-creemos-en-ella-para-noam-chomsky-195689

El mundo necesita acabar con la pobreza, los sectarismos, la violencia. El único camino es tomar consciencia de nuestro auténtico lugar en el mundo y escuchar, aprender, opinar y dejar opinar. La educación que se atreva a enseñar todos los puntos de vista y todas las opciones, para que el individuo elija será la que nos permita elevarnos por encima de nuestras propias miserias y mezquindades. No son la religión, ni la ciencia, ni la economía, ni la política las que nos van a hacer libres. Es solo la educación no dirigida, universal y completa la que nos llevará a la libertad. Y a partir de ahí que cada uno elija su camino.

El fútbol como excusa


Ceremonia-inaugural-mundial-futbol-Brasil

En 1985 me ganaba la vida dando clases extra-escolares de inglés, mientras meditaba sobre qué hacer en un país, España,  donde una mujer ingeniero con idiomas a lo más que podía aspirar era a ser secretaria de dirección. Me lo pasé en grande enseñando a los pequeños y decidí que haríamos un final de curso digno de un grupo tan fantástico, haciendo una versión del musical “ONE” con niños entre 6 y 13 años. Juro por mis antepasados que ese final de curso tuvo más medios, altura creativa y calidad que la llamada “Ceremonia Inaugural” del Mundial de Fútbol 2014 en Brasil.

Esta ceremonia no era el principio, si no el principio del final de un Mundial que, me temo, no pasará a la historia como el mejor. Un Mundial que ha hecho estadios que no eran necesarios, que ha inagurado instalaciones sin terminar, que tiene instalaciones sin terminar y sin inaugurar, que era la oportunidad de mostrar como el gran Brasil, que crecía a niveles chinos hace unos pocos años, se convertía en una potencia mundial. Lo que hemos visto hasta ahora (y llevamos solo un día) es ya un muñeco roto.

Lo de los estadios me recuerda lo de nuestros aeropuertos sin aviones. mundial-brasil-2014Obras hechas con el único fin de “birlar” millones (si, millones) de euros (o dólares, me da igual) con la bendición de la FIFA, ese organismo sin fines de lucro, que es el más lucrativo de todo el planeta. Hace más de 10 años que Brasil sabía que iba a tener Mundial y se las prometía muy felices: fútbol, samba y dinero ¿qué más se puede pedir? Lula y su heredera (y luego algunos se quejan de nuestra monarquía) enseñarían al mundo lo que era capaz de hacer el país más grande y más poblado de Suramérica. Y lo hemos visto, ya lo creo: corrupción a mansalva que justifica la indignación de una clase media (si, es la clase media la que hace siempre las revoluciones, pues los pobres están todos mirando los partidos en la tele, mientras visten una camiseta rota, hecha en China, de la “canarinha”). Una clase media a la que se le quitan impuestos, pero no se le dá ni educación, ni sanidad, ni servicios a la altura del crecimiento del país y del crecimiento de sus tasas. Los pobres se conforman con ver si pueden saltar al campo para ver de cerca a algunos de los ídolos mundiales (Cristiano, Messi, Neymar) y tener una camiseta que no sea de imitación. Como es la clase media la que tiene dinero para ver los partidos en el campo, la presidenta de Brasil y el presidente de la FIFA ni siquiera pronunciaron un discursito de “voy y quedo bien”. Corrían el peligro de recibir el mayor abucheo de la historia

Para que el negocio no se vaya a mal sitio (en los posts hay que cuidar el lenguaje), Brasil tiene que ganar. Y aquí vienen la segunda parte, de la parte contratante: ganar, aunque sea de manera injusta. Es verdad que la actual selección brasileña es bastante justita (soy mayor y he visto jugar a Brasil desde 1970 y la de ahora es la peor de la historia). Eso no quiere decir nada porque los futbolistas brasileños nacen con el gen de la genialidad (algunos lo desarrollan, otros no) y a veces hace goles y gana partidos de forma increíble; pero, que en el primer partido frente a Croacia, haya necesitado de la ayuda del árbitro (al que supongo que le habrán ofrecido una cena intima con Adriana Lima, por lo menos), arbitro-brasil-croaciadice mucho de por dónde van a ir los tiros. Esto me recuerda al Mundial de Argentina del 1978, con Videla haciendo lo suyo, mientras se desarrollaba el mundial que, por supuesto ganó… Argentina. Es verdad que Kempes jugaba muy bien y que el flaco tenía muy buena idea de fútbol, pero aún recuerdo el partido Perú-Argentina en el que Perú tenía que perder por un montón de goles y perdió. Ayer por la noche, hora española, tuve la misma sensación que hace 36 años.El país más grande y rico de América Latina, lo tiene todo para ser poderoso, justo y civilizado. Una Dinamarca del sur, que decía un político brasileño hace una década. Lo malo, como dice el chiste, es que para compensar tiene … a los brasileños.

No sé que pasará al final del Mundial, pero lo visto hasta ahora es descorazonador. En Brasil ya ni bailan, ni juegan al fútbol y, por supuesto, no es un país desarrollado y competitivo (ningún país con sus tasas de inseguridad, pobreza y marginalidad lo puede ser). Pero la FIFA  y algunos brasileños han hecho un gran negocio. Y en el 2016 las Olimpiadas.

brasil2014-002-589x450

Los números de 2013

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2013 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 2.700 veces en 2013. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 45 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Mandela: His 8 Lessons of Leadership

Based on Richard Stengel’s Time Magazine Article.Cameron meets Nelson Mandela

Mandela: His 8 Lessons of Leadership

1. Courage is not absence of fear – it’s inspiring others to move beyond itpic.aspx

“I can’t pretend that I’m brave and that I can beat the whole world.” But as a leader, you cannot let people know. “You must put up a front.” He knew that he was a model for others, and that gave him the strength to triumph over his own fear.

 

 

 

 

 

2. Lead from the front – but don’t leave your base behind

f_2013-06-23_81

For Mandela, refusing to negotiate was about tactics, not principles. Throughou this life, he has always made that distinction. His unwavering principle — the overthrow of apartheid and the achievement of one man, one vote — was immutable, but almost anything that helped him get to that goal he regarded as a tactic. He is the most pragmatic of idealists.

 

 

 

 

 

3. Lead from the back – and let others believe they are in front

1374129173_514312_1374145732_noticia_fotograma

Mandela loved to reminisce about his boyhood and his lazy afternoons herding cattle. “You know,” he would say, “you can only lead them from behind.” He would then raise his eyebrows to make sure I got the analogy. The trick of leadership is allowing yourself to be led too. “It is wise,” he said, “to persuade people to do things and make them think it was their own idea.”

Francois-Pienaar-_Recadree

As far back as the 1960s, Mandela began studying Afrikaans, the language of the white South Africans who created apartheid. His comrades in the ANC teased him about it, but he wanted to understand the Afrikaner’s worldview; he knew that one day he would be fighting them or negotiating with them, and either way, his destiny was tied to theirs. He even brushed up on his knowledge of rugby, the Afrikaners’ beloved sport, so he would be able to compare notes on teams and players.

5211218_PhoDoc3_p-19970826-00FVY2_0KR8SH0X

Mandela is a man of invincible charm — and he has often used that charm to even greater effect on his rivals than on his allies. He cherished loyalty, but he was never obsessed by it. After all, he used to say, “people act in their own interest.” It was simply a fact of human nature, not a flaw or a defect. The flip side of being an optimist — and he is one — is trusting people too much. But Mandela recognized that the way to deal with those he didn’t trust was to neutralize them with charm.

6. Appearances matter – and remember to smilenews_photo_42750_1378145008

When Mandela was running for the presidency in 1994, he knew that symbols mattered as much as substance. He was never a great public speaker, and people often tuned out what he was saying after the first few minutes. But more  important was that dazzling, beatific, all-inclusive smile. For white South Africans, the smile symbolized Mandela’s lack of bitterness and suggested that he was sympathetic to them. To black voters, it said, I am the happy warrior, and we will triumph.

7. Nothing is black or white

South Africa Mandela Birthday

Mandela is comfortable with contradiction. As a politician, he was a pragmatist who saw the world as infinitely  nuanced. Every problem has many causes. Mandela’s calculus was always, What is the end that I seek, and what is the most practical way to get there?

8. Quitting is leading tooBRITAIN-SAFRICA-ZIMBABWE-VOTE-MANDELA

Knowing how to abandon a failed idea, task or relationship is often the most difficult kind of decision a leader has to make. He knows that leaders lead as much by what they choose not to do as what they do.

 

Y de pronto, Albert Rivera: “La regeneración de las instituciones políticas”

regenera

Los que me conocen saben que una de mis frases favoritas es “si no puedo hablar bien de…, prefiero callarme”. Creo en los mensajes positivos y que la admiración tiene mucha más fuerza que la envidia. Por eso, después de cinco años blogueando (primero en blogger y luego en WordPress), pocas veces he tocado el tema político. No por ninguna razón en particular (bueno si, la de no poder hablar bien), si no porque en este blog el título es una declaración de intenciones: CREATIVIDAD, INNOVACIÓN, TALENTO Y LIDERAZGO. Hoy, sin embargo, rompo las reglas (no del todo, la verdad, porque al final esto tiene que ver directamente con el liderazgo y el talento).

La culpa la tiene Laura, mi hija, que ayer me llevó al Casino de Murcia a escuchar una conferencia de Albert Rivera, el presidente de Ciudadanos. Nunca había visto tanto entusiasmo por su parte para ir a un evento que tenía como tema principal la política (¡¿?!)

Acepté por curiosidad y porque me llamó la atención el título de la conferencia: “La regeneración de las instituciones políticas”.  Reconozco mi escepticismo y mi desafección por esta política, con minúsculas, que ahora se practica. ¡Qué lejos los tiempos de la transición (¡que mayor soy!), cuando éste era el tema que nos copaba y ocupaba! Ahora muchas veces lo que siento es asco -directamente- por todos estos profesionales de la “cosa pública”, que han creado una “casta” llena de privilegios y cuya principal actividad es estar pendientes de lo privado (lo suyo) y no de la sociedad (lo nuestro). Las palabras servicio, valores, regeneración, cambio, democracia…. están vacías de contenido.

Así que, sin simpatía, ni deseo, allí estaba para escuchar a un político. Tenía la idea de que Albert era conservador y que estaba aprovechando esta desilusión para entrar en el juego (la misma sensación  me produce UPyD, pero hacia la izquierda). Nada más lejos de la realidad. Y mi sorpresa ha sido mayúscula.

Albert Rivera
Albert Rivera

Un tipo joven (¡33 años!), preparado, con carisma, buen discurso (bien estructurado y muy bien expresado) y con las ideas muy claras, se presentaba ante un público variopinto (estudiantes de políticas, telespectadores de Intereconomía, alguno de La Sexta, seguidores del 15M y huertanos de pro, además de Laura y yo que pasábamos por allí) que escuchaban con entusiasmo e interés lo que este joven tenía que decir. Yo, que siempre estoy con la libreta en la mano, ni la había sacado y al cabo de 5 minutos tuve que ponerme a escribir a toda velocidad.

Estructuró su discurso como hacen los que saben de comunicación: presentación de la regeneración en tres aspectos mayores, explicación de cada uno, resumen de los mismos y disposición para contestar a las preguntas de la audiencia. Todo ello trufado de ideas importantes que conformaban el retrato de un político de largo recorrido.

Habló Albert de la necesidad de cambio del sistema político, del sistema electoral, de la separación de poderes. Nombró el artículo 6º de nuestra constitución, habló de listas abiertas, de transparencia, de la separación real del Ejecutivo, el Legislativo y Judicial, indicando también la necesidad de tener en cuenta a esos otros dos que tanto mandan ahora: el financiero y el mediático.

Con humildad, pero con rigor nos transmitió su idea de la transparencia, de la verdad, de la meritocracia (¿me estaba entusiasmando porque eso era lo que quería escuchar, o resulta que hay gente que cree lo mismo que vengo defendiendo desde hace años?), de la necesidad de invertir en investigación  y desarrollo. ¡Hasta habló de la excelencia!

logo-ciudadanosDijo cosas importantes: no era cuestión de un “reset constituyente” sino de aplicar la Constitución, mantener lo que funciona y quitar lo que no funciona. Ser responsables, expresando y pensando alternativas para gobernar. Reconocer el “Movimiento Civil de las Clases Medias” que van por delante de los políticos convencionales y que son determinantes para el futuro. Habló también de la esperanza: las ideas están pero hay que organizarse desde la Sociedad Civil. Hay que recuperar los valores de este país y tener una “nueva transición”, pero esta vez “ciudadana”. Que los políticos y los ciudadanos pueden mirarse mutuamente a los ojos, sin bajar la cabeza, sin sentir vergüenza. Acabar con la compra de políticos (por parte de lobbies y corporaciones) y de voluntades (por medio de subvenciones y clientelismo).  Y lo más importante: no habrá regeneración económica, si no hay regeneración política.

Llevo semanas pensando que con la situación actual puede pasarnos dos cosas: que aparezca un “salvapatrias” (y nos vayamos a tomar por el saco todos) o que aparezca un líder para volver a un camino de regenaración democrática, de paz, de convivencia y, a partir de ahí, de superación de la crisis actual. Una crisis que no es sólo económica, sino que es poliédrica y se está convirtiendo en una “hydra mitológica” que todo lo destruye (la sociedad, la unidad, la tolerancia, los avances). Albert puede ser este líder.

Muchos de los que le estaban escuchando preguntaron de varias maneras “para cuando una candidatura nacional”. Un estudiante o graduado, no lo sé, de políticas recordó a Torcuato Fernández Miranda, alguno nombró a algún político (política) actual, otros hablaron de los “padres de la patria”, otros del nuevo modelo político y social. Para todos tuvo respuesta: regeneración de la política, quieran o no los que ahora “viven” de ella; si alguien se quiere poner a regenerar los partidos tradicionales desde dentro, el mérito no será de ellos, si no “nuestro”, de la sociedad civil y de los nuevos partidos que les obligan a cambiar; política internacional, posición frente a los “imputados”, etc., etc., etc.

Salí de la conferencia con cierta sensación de esperanza. Han pasado 24 horas (no quiese escribir nada en caliente) y aún mantengo la sensación. Es verdad que todo puede ser una pose, pero ¿y si fuera verdad? A seguirle de cerca.