Mi carta a los Reyes Magos (majos, que dirían en mi tierra)

reyes-magos

Hace mucho que no escribo una carta a los Reyes. Las últimas en realidad las escríbí al dictado de mi hija Laura cuando, con lengua de trapo, me dictaba lo que quería que le trajeran. Por eso puede que está carta se muestre falta de práctica.

Empezaré como es debido:  “Queridos Reyes Magos… no sé si he sido buena este año. Me ha faltado paciencia con los inútiles, los abusones y los devergonzados. Y he sido un poco brusca con los explotadores, los enterados, los que lo saben todo y los vagos, sobre todo con los vagos.falsaria1434210768inutiles

También he visto afectada mi autopercepción de una tía que se adaptaba a todo. Es mentira: me cuesta adaptarme a un entorno de gente que lo que quiere es hacer las cosas por cumplir y, de esta manera, estafarnos a todos. Me cuesta adaptarme a los que se autoproclaman tolerantes, pero van todo el santo día diciéndole a los demás lo que tiene que hacer, decir, pensar… y me cuesta, sobre todo adaptarme al anafalbetismo estructural cuyo hijo es la mediocridad más absoluta que nos invade. Tal vez por ello os escribo esta carta.

einstein

Para 2016 me pido unos políticos a la altura de las circunstancias, que nos se pasen dos meses navajeando, sin otra mira que no sea alcanzar el poder por el poder,  sin ninguna intención de servicio, ni de trabajo por España.

Te pido una reforma estructural profunda a partir de la aplicación de la Constitución para que España se convierta en el país que merece ser y que no nos estamos mericendo los españoles. Te pido una REFORMA EDUCATIVA, así con mayúsculas, que no se detenga en memeces y eduque de verdad adultos responsables y formados, con espíritu crítico y libres.

ForgesEmbrutecidoMediatico

Te pido eliminar de verdad a todos los que nos están robando, ocupando puestos sin contenido. Que se eliminen todos los asesores y observatorios de TODAS las comunidades autónomas. Porque ya está bien de que aquí el que no sirve pa’ ná, pues pa’ político. Y esto es aplicable a todos los politicuchos que ya están haciendo cuentas para ver quien se queda con el poder y le reparten un cargo, en todas las formación políticas con opción.

blanco-duran-grinan-mato

Te pido que nuestro modelo sean las democracias de Europa del Norte, sabiendo que somos mediterráneos y, por tanto, necesitaremos vigilancia para no caer en la corrupción. Ojo que digo vigilancia, pero no tutela.

Te pido una reforma laboral que de verdad haga crecer el empleo para no tener que crear clientelismos con subsidios y ayudas varias. Si la gente trabaja no le hace falta que el estado le esté dando limosnas. Pero con sueldos dignos y con responsabilidad tanto por parte de los empresarios (que se reforme lo que haya que reformar, para que lo que cuesta un trabajador no sea excusa para un sueldo miserable) como por parte de los trabajadores (que no se acepten condiciones miserables para luego estar todo el día quejándose y amargándole la vida a todo hijo de vecino).

Fracaso

TRABAJO DIGNO significa hacer aquello que sabemos hacer, recibiendo un sueldo acorde con nuestra preparación y esmero y aplicando la excelencia y la satisfacción de lo bien hecho. Cualquier otra cosa es sucedáneo de lo que digo. Así el dinero que todos aportemos podrá servir para ayudar a quienes de verdad lo necesiten.

Te pido que uséis vuestros poderes y nos despertemos en 2016 con valores como la responsabilidad, el esfuerzo y el respeto los unos por los otros y orgullosos de ser españoles. Orgullosos de nuestra historia, con sus momentos oscuros y sus momentos brillantes, y no acomplejados por ser de izquierdas y no poder decir España, o por ser de derechas y que te llamen facha. Que dejen de utilizar el enfrentamiento los unos y los otros (sobre todo sabiendo que lo hacen para conseguir el poder con el grito de “a por ellos”).

politicos-2

Que empecemos a leer todos los periódicos y a ver todas las teles y a comparar lo que dicen, para que no nos conviertan en ciudadanos de pensamiento único: el fanatismo y el proselitismo siempre ha llevado a la guerra y a la pérdida.

frase-cuanto-mayor-es-la-ignorancia-mayor-es-el-dogmatismo-william-osler-202278

Que nos demos cuenta que somos ciudadanos con derechos y también con obligaciones. Y que esto se aplique a todos, pues hay algunos que se creen ciudadanos de primera (unos por sus ideas y otros por su posición económica) que creen que los demás son de segunda. A derecha y a izquierda.

1380728051_672021_1380728388_sumario_normal

Y, sobre todo, que dejemos de hacerle el juego a los que nos quieren convertir en un parque temático sin poder aprovechar nuestros buenos ingenieros, técnicos, artistas, filósofos o programadores. Más inversión tecnológica y menos hostales turísticos a 5 euros la noche o “gandiashores” y botelloneros del todo incluido. No sé si me traeréis lo que pido, pero queda dicho”.

gandia-shore-jacuzzi

Advertisements

Y de pronto, Albert Rivera: “La regeneración de las instituciones políticas”

regenera

Los que me conocen saben que una de mis frases favoritas es “si no puedo hablar bien de…, prefiero callarme”. Creo en los mensajes positivos y que la admiración tiene mucha más fuerza que la envidia. Por eso, después de cinco años blogueando (primero en blogger y luego en WordPress), pocas veces he tocado el tema político. No por ninguna razón en particular (bueno si, la de no poder hablar bien), si no porque en este blog el título es una declaración de intenciones: CREATIVIDAD, INNOVACIÓN, TALENTO Y LIDERAZGO. Hoy, sin embargo, rompo las reglas (no del todo, la verdad, porque al final esto tiene que ver directamente con el liderazgo y el talento).

La culpa la tiene Laura, mi hija, que ayer me llevó al Casino de Murcia a escuchar una conferencia de Albert Rivera, el presidente de Ciudadanos. Nunca había visto tanto entusiasmo por su parte para ir a un evento que tenía como tema principal la política (¡¿?!)

Acepté por curiosidad y porque me llamó la atención el título de la conferencia: “La regeneración de las instituciones políticas”.  Reconozco mi escepticismo y mi desafección por esta política, con minúsculas, que ahora se practica. ¡Qué lejos los tiempos de la transición (¡que mayor soy!), cuando éste era el tema que nos copaba y ocupaba! Ahora muchas veces lo que siento es asco -directamente- por todos estos profesionales de la “cosa pública”, que han creado una “casta” llena de privilegios y cuya principal actividad es estar pendientes de lo privado (lo suyo) y no de la sociedad (lo nuestro). Las palabras servicio, valores, regeneración, cambio, democracia…. están vacías de contenido.

Así que, sin simpatía, ni deseo, allí estaba para escuchar a un político. Tenía la idea de que Albert era conservador y que estaba aprovechando esta desilusión para entrar en el juego (la misma sensación  me produce UPyD, pero hacia la izquierda). Nada más lejos de la realidad. Y mi sorpresa ha sido mayúscula.

Albert Rivera
Albert Rivera

Un tipo joven (¡33 años!), preparado, con carisma, buen discurso (bien estructurado y muy bien expresado) y con las ideas muy claras, se presentaba ante un público variopinto (estudiantes de políticas, telespectadores de Intereconomía, alguno de La Sexta, seguidores del 15M y huertanos de pro, además de Laura y yo que pasábamos por allí) que escuchaban con entusiasmo e interés lo que este joven tenía que decir. Yo, que siempre estoy con la libreta en la mano, ni la había sacado y al cabo de 5 minutos tuve que ponerme a escribir a toda velocidad.

Estructuró su discurso como hacen los que saben de comunicación: presentación de la regeneración en tres aspectos mayores, explicación de cada uno, resumen de los mismos y disposición para contestar a las preguntas de la audiencia. Todo ello trufado de ideas importantes que conformaban el retrato de un político de largo recorrido.

Habló Albert de la necesidad de cambio del sistema político, del sistema electoral, de la separación de poderes. Nombró el artículo 6º de nuestra constitución, habló de listas abiertas, de transparencia, de la separación real del Ejecutivo, el Legislativo y Judicial, indicando también la necesidad de tener en cuenta a esos otros dos que tanto mandan ahora: el financiero y el mediático.

Con humildad, pero con rigor nos transmitió su idea de la transparencia, de la verdad, de la meritocracia (¿me estaba entusiasmando porque eso era lo que quería escuchar, o resulta que hay gente que cree lo mismo que vengo defendiendo desde hace años?), de la necesidad de invertir en investigación  y desarrollo. ¡Hasta habló de la excelencia!

logo-ciudadanosDijo cosas importantes: no era cuestión de un “reset constituyente” sino de aplicar la Constitución, mantener lo que funciona y quitar lo que no funciona. Ser responsables, expresando y pensando alternativas para gobernar. Reconocer el “Movimiento Civil de las Clases Medias” que van por delante de los políticos convencionales y que son determinantes para el futuro. Habló también de la esperanza: las ideas están pero hay que organizarse desde la Sociedad Civil. Hay que recuperar los valores de este país y tener una “nueva transición”, pero esta vez “ciudadana”. Que los políticos y los ciudadanos pueden mirarse mutuamente a los ojos, sin bajar la cabeza, sin sentir vergüenza. Acabar con la compra de políticos (por parte de lobbies y corporaciones) y de voluntades (por medio de subvenciones y clientelismo).  Y lo más importante: no habrá regeneración económica, si no hay regeneración política.

Llevo semanas pensando que con la situación actual puede pasarnos dos cosas: que aparezca un “salvapatrias” (y nos vayamos a tomar por el saco todos) o que aparezca un líder para volver a un camino de regenaración democrática, de paz, de convivencia y, a partir de ahí, de superación de la crisis actual. Una crisis que no es sólo económica, sino que es poliédrica y se está convirtiendo en una “hydra mitológica” que todo lo destruye (la sociedad, la unidad, la tolerancia, los avances). Albert puede ser este líder.

Muchos de los que le estaban escuchando preguntaron de varias maneras “para cuando una candidatura nacional”. Un estudiante o graduado, no lo sé, de políticas recordó a Torcuato Fernández Miranda, alguno nombró a algún político (política) actual, otros hablaron de los “padres de la patria”, otros del nuevo modelo político y social. Para todos tuvo respuesta: regeneración de la política, quieran o no los que ahora “viven” de ella; si alguien se quiere poner a regenerar los partidos tradicionales desde dentro, el mérito no será de ellos, si no “nuestro”, de la sociedad civil y de los nuevos partidos que les obligan a cambiar; política internacional, posición frente a los “imputados”, etc., etc., etc.

Salí de la conferencia con cierta sensación de esperanza. Han pasado 24 horas (no quiese escribir nada en caliente) y aún mantengo la sensación. Es verdad que todo puede ser una pose, pero ¿y si fuera verdad? A seguirle de cerca.

Hero’s Journey (from employee to entrepreneur) – El Viaje del Héroe (de empleado a emprendedor)

El cambio de la percepción del mundo. Occidente ya no manda

Estamos viviendo una transformación total, un mundo nuevo. El mundo geográfico le ha pasado el testigo a la red de relaciones. Clase magistral de Carlos Barrabés:

Emprendedores: Los Héroes de Hoy (Introducción)

heroe de las mil caras portada libro
El Héroe de las Mil Caras. J. Campbell

Siempre que hablamos de héroes pensamos en Superman, Spiderman… o cualquiera de los otros _man.

Pero las historias de héroes forman parte de nuestro inconsciente colectivo. Uno de los libros más interesantes que he leido es el de Joseph Campbel: “El Héroe de las Mil Caras”.

Este estudioso, seguidor de la escuela de psicoanálisis de Carl Jung, afirma que los mitos son creaciones naturales de la mente humana. Por ello los relatos y leyendas de las diversas culturas presentan aspectos comunes. Esos aspectos son los que aparecen siempre en las películas, los libros, las historias que dejan huella en nuestros gustos. Desde Neo (Matrix) hasta Hércules o Ulises, todos ellos recorren un camino que puede resumirse en la siguientes etapas:

  • 1. Mundo Ordinario
  • 2. Llamada
  • 3. Reticencia del Héroe
  • 4. Mentor o Maestro
  • 5. Cruce del Primer Umbral
  • 6. Pruebas, aliados y enemigos
  • 7. Acercamiento
  • 8. Gran Prueba
  • 9. Primera Recompensa
  • 10. Camino de Vuelta
  • 11. Resurrección
  • 12. Regreso con el Elixir

¿Y que tiene que ver esto con los emprendedores? En un país como España, dónde la tradición de emprender es prácticamente nula, en la que llamarse empresario (incluso emprendedor) es entrar en el universo de los “explotadores- malvados- ávidos -de- dinero”, con jóvenes cuya mayor aspiración se divide en a) ser funcionario (ahora menos, porque les congelan el sueldo), b) dar un pelotazo (ser como Bill Gates pero sin trabajar, si es posible) c) ir a un reality de tv y convertirse en tertuliano de algo o d) entrar en una empresa grande (aunque sea de botones), decir que quieres emprender es casi un sacrilegio. Es verdad que esto no representa al 100% de los jóvenes  españoles, … pero si al 93% de los que yo conozco (lo cual puede no ser muy representativo).

En cualquier caso, la vida siempre nos pone en cisrcuntancias de aprendizaje (queramos o no) y de pronto nos ofrece la oportunidad de no ser ninguna de las opciones antes mencionadas. Para algunos esto es trágico, para otros es fantástico y la  mayoría no saben que hacer con la libertad de elegir en la que, de pronto, se encuentran.

Lo que está claro es que, dada nuestra pobre tradición emprendedora, decidir hacerlo es toda una aventura. No sólo por lo poco preparados que estamos como país para ello (el proceso burocrático para iniciar cualquier negocio en España es más difícil que hacerlo en Zambia, por ejemplo), sino sobre todo por las enormes barreras que debemos superar desde el punto de vista social, emocional y personal.

No nos  queda más remedio que pasar por todas las etapas que enumeramos más arriba y vivir este viaje como lo que es: una gran aventura.  A lo largo de las próximas semanas desarrollaremos estas etapas y exploraremos los recursos de los héroes. Por el momento os dejo la historia de una héroina. Sí, es un anuncio, sí es ficción, pero… vale la pena pensar en el mensaje que lleva incrustada la historia:

Las Empresas Sociales

Si yo pudiera ser útil a otro ser humano, aunque sea por un día, sería estupendo. Sería más importante que todas las grandes ideas que podría tener en la universidad “-. Muhammad Yunus

Muhammad Yunus – El Banquero de los Pobres

En los tiempos que corren una cosa nos está quedando clara a todos: el actual sistema económico no funciona ni de manera general (macroeconomía) ni de manera particular (microeconomía).

Un amigo muy querido me ha regalado esta semana el último libro de Muhammad Yunus “Las empresas sociales”. Ya había leído anteriormente El banquero de los pobres y Un mundo sin pobreza y en ese momento me sorprendí con sus propuestas y, sobre todo, con sus resultados.

Para los que no conozcan a este Premio nobel de la Paz de 2006, Yunnus nació en Bengala Oriental (actual Bangladesh) el 28 de junio de 1940. Obtuvo su maestría en economía en 1961. Después de un temprano éxito empresarial con una fábrica de envases, se le concedió una beca Fulbright para obtener su doctorado en Desarrollo Económico en la Universidad Vanderbilt en los Estados Unidos. Después de graduarse, se convirtió en profesor adjunto en la Middle Tennessee State University, pasó un corto tiempo en la Comisión de Planificación de Bangladesh, pero pronto volvió a la Universidad de Chittagong como director del departamento de Economía.

En 1974 una hambruna causó un gran sufrimiento y hambre por todo el país. “Hemos tratado de ignorarlo”, dijo Yunus. “Pero entonces esqueletos humanos comenzaron a aparecer en la capital, Dhaka. Pronto, el goteo se convirtió en una inundación. Personas que padecían hambre por todas partes. A menudo se sentaban por lo que no se podía estar seguro de si estaban vivos o muertos “. Incapaz de conectar las teorías y métodos de la economía convencional que había aprendido en la universidad, Yunus pasó del mundo académico al del sufrimiento. Comenzó a investigar el hambre y se involucró en los esfuerzos para reducir la pobreza. Yunus también notó que los pobres no tenían prácticamente acceso al dinero en efectivo. Los bancos tradicionales evitaban dar préstamos considerados de alto riesgo y los prestamistas cargaban a los pobres con altas tasas de interés. Esto significaba que la mayoría de las ganancias de los pobres volvía a los prestamistas.  Después de haber desarrollado varias ideas con sus alumnos, Yunus decidió prestar US $ 27.00 (USD) de su propio dinero a 42 mujeres en una de las aldeas más pobres. Él creía que dar la oportunidad y con el apoyo adecuados, los pobres serían capaces de devolverlos sin tener que enfrentar altas tasas de interés. Yunus también sabía que las mujeres pobres estaban aisladas a menudo unas de otras, tenía la autoestima baja y estaban en mayor riesgo de violencia doméstica. Todas las mujeres fueron capaces de obtener beneficios y pagar sus préstamos. Esta experiencia llevó a Muhammad Yunus y su colega el Dr. Akhtar Hameed Khan (fundador de la Academia de Bangladesh para el Desarrollo Rural) para promover el desarrollo del microcrédito y de microcréditos en las comunidades circundantes. Yunus llamó a su organización el Banco Grameen (banco comunal) y trabajó para avalar los préstamos de bancos mucho más grandes. Además de aliviar la pobreza, estos grupos también han mejorado la posición social de las mujeres en sus hogares y comunidades. En menos de 6 años Yunus fue capaz de entregar miles de micro créditos y apoyo a la auto-promoción de más de 28.000 habitantes.

En 1996 obtuvo el Premio Internacional Simón Bolívar, otorgado por la UNESCO y en 1998 el Príncipe de Asturias de la Concordia.

Las empresas sociales son un modelo de empresa innovador que fomenta la idea de crear empresas para ayudar a resolver algún problema social y no para maximizar los beneficios. El objetivo de este modelo no es otro que hacer frente a las necesidades más acuciantes de la humanidad, sobre todo la pobreza. Todas y cada una de las empresas sociales crean empleo, buenas condiciones de trabajo y, naturalmente, abordan una patología social específica, como la falta de escuelas, de atención sanitaria y de alimentos.

¿Y en Europa? ¿Sería útil un modelo de empresa social? ¿Qué patología resolverían en España, por ejemplo? Tal vez el desmoronamiento de un sistema económico enfocado principalmente en vivir por encima de nuestras propias posibilidades, a sacar de la desesperación a muchas personas que no entienden que, estando en su mejor momento profesional, no puedan aportar nada a la sociedad desde sus puestos de trabajo. Tal vez aquí las empresas sociales deberían tener como principal objetivo el hecho en si mismo de crear puestos de trabajo: para jóvenes dándoles la primera oportunidad profesional, para los senior que aún tienen mucho que aportar, para los técnicos que ven como sus salarios disminuyen a la par que suben sus responsabilidades…

Debemos considerar seriamente la alternativa de crear empresas sociales para salir de la crisis. La solidaridad, la generosidad y el compratir tal vez sea uno de los caminos para ello.